7 claves para que tu hijo vaya al colegio sin morir en el intento

Desde el año pasado que me he dedicado a hablar desde mi lugar de madre, sin intelectualizar NADA, de cómo ha sido para nosotros la escolarización de mi hijo

Les he contado de angustias, a la pasada de tristezas y de lo que me ha nacido, porque creo que es parte de la cosa de ser madre y me toca de una forma en que nunca me tocó antes.

No temo parecer poco profesional, porque de vivir estás experiencias  a concho es que he ido aprendiendo, creciendo, mejorando como humana en esta tierra y como terapeuta, no solo desde el saber que eso está, sino desde el sentir, que a veces es más difícil.

Y si bien no siento que tenga el éxito garantizado y estoy viviendo un día a la vez, este año no está siendo tan difícil como el que paso, he visto a mi hijo contento y pudiendo construir experiencias positivas en este nuevo espacio y estoy segura que es por todo lo que hemos hecho y porque Vicente está más grande, una mezcla de ambas cosa.

Hoy me siento más validada que nunca  para poder dar luces en este proceso y por eso me atrevo a resumí en 7 claves, que ha sido centrales, para estar contando una historia distinta. 


Así que con esta intro y porque me le pidieron, me doy a la tarea que compartir mis aprendizajes.



1. Si te angustias, se angustia.


Estás temeroso de que va a pasar, si él o ella podrá resistir estar lejos de ti.


No confías en el manejo del colegio.


Eso que sientes se lo comunicas a tu hijo o hija y eso hace el mach perfecto para que se retro alimenten sus ansiedades con la tuyas y hagan mas difícil la separación.


Por eso que comprendas muy bien lo que te pasa a ti con ese proceso, es central para que lo resuelvas y así puedas libarte y estar en mayor dominio de lo que pasa al momento de dejarlo en el colegio.


A veces eso requiere ayuda profesional



2. Las cosas concretas si importan


¿Conoces la sala, a la educadora, sabes cómo será el día a día de tu hijo en el colegio?…


Es bueno que esas cosas las sepas porque así puedes adelantarle a tu hijo o hija lo que pasará cuando esté en ese lugar.


La tarea de esto es ayudarlo a disminuir las fantasías a veces muy oscuras que se producen para llenarlas de realidad y una realidad, que puede ser bien entretenida y sobre todas las cosas SEGURA.


Mientras más predecible es la realidad más seguridad se siente.



3.- El proceso de adaptación respetuoso es central.


Que puedan ir separándose poco a poco, conquistando terrenos seguros es súper necesario he importante.


Que te permitan dejarlo en la sala las primeras veces, que te despidas bien y que te llamen si tu hijo está pasándola mal.


Hoy en día a hay muchos protocolos que dificultan esto, pero con los niños pequeños deberían hacer una excepción, para permitir que ésta situación no se vuelva traumática para ellos y sea algo que tengan que reparar más tarde.


Que el o ella se siente cómodo, podría llegar a tardar 3 meses en los peores casos ( a menos que la adaptación requiera acompañamiento profesional, que podria tardar más) y 2 semanas en los mejores casos.


Por ello cualquier reacción anterior a esto es TOTALMENTE Normal.


.

4.-Tu hijo puede mostrarse diferente al momento de volver.


La reacciones más típicas son de tristeza y rabia, andan más irritables, como que cualquier cosa los saca de su centro.


Es totalmente Normal, trátalos con más cariño del habitual, porque este desafíos es difícil y muchas emociones circulan en su interior.


Puedes intentar hablarlo o leer cuentos sobre ello, pero lo más importante es que puedas ser amorosa y contenedora.



5.- Tienes que dejar que la educativa haga su trabajo.



La única forma en que esto va a resultar bien, es que ella o la asistente sean importante para ellos, formen un vínculo ojalá de apego con ellos, para que sean personas que los puedan co-regular emocionalmente si pasa algo que lo requiera.


Si no permiten que hayan espacio en los que tú no estés o estés distante, eso no será posible y el adaptación no avanzará



6.- Evita preguntarle si quiere ir al colegio 


Primero porque no es una elección, va a tener que ir y es engañoso, que le preguntes si quiere.


Por lo demás claramente si se lo preguntas la respuesta es NO, ellos siempre preferirán lo conocido y cómo es difícil que puedan imaginarse un futuro por su desarrollo mental, que se proyecten divirtiéndose en un lugar desconocido, es casi imposible..



7. Nunca desaparezcas 


Imagina que tu peor pesadilla se haga realidad.


Eso es…. Si no te despides y desapareces, ¿cómo va a saber si volverás y todo va a estar bien?.


Es difícil despedirse pero es algo que hay que hacer… puede ser muy difícil para ti enfrentar lo que puede pasar, pero por difícil que sea, hay que hacerlo para facilitar el proceso de tu hijo que es el protagonista de la historia.


Eso es todo, pero recuerda, la adaptación es un proceso, pueden haber retrocesos, y la clave es la paciencia, el respeto, el amor y la confianza en el establecimiento educacional, con eso, ya esta la mitad del éxito garantizado.





Deja un comentario